Los colores de la vida y la preocupación por los demás (cuento)

Color esperanza: dos palabras, pero que a su vez se pueden referir a un mundo entero.

Bienvenidos a tod@s a; mi sección: relatos de esperanza. Espero que todo lo que aquí suba sea de vuestro agrado, y me gustaría que me dierais consejos sobre cómo mejorar esta sección. Esperamos que os guste ya que le estamos poniendo muchas ganas en este proyecto tanto yo como mis compañeros. Agradecer a Nico que nos diera la oportunidad de participar y felicitar a mis compañeros por los magníficos trabajos que han hecho.

Mi sección se puede considerar la más literaria, porque os podréis encontrar diversos tipos de relatos, o cuentos que iré subiendo.

El relato de hoy va referido a la apertura de este nuevo blog, en especial a su nombre: COLOR ESPERANZA. Para muchos este título no significa nada, pero para todo el equipo que hace realidad este blog tiene mucho significado, pues es el color de la vida. Y como de color se trata nuestro blog pues el primer cuento va referido a esto. Es un cuento que ya escribí hace dos años, pero está relacionado con los colores, espero que os guste:

LOS COLORES DE LA VIDA Y LA PREOCUPACIÓN POR LOS DEMÁS.

Miriam se encontraba viendo la televisión cuando se acercó a ella su hermano Jose, diciéndole que quería cambiar de canal. Ella, al negarse a cambiar, marcó el inicio de una frenética lucha fraternal. Ya llevaban bastante tiempo peleándose cuando escucharon un brutal golpe: sin querer habían lanzado el mando contra la televisión rompiendo esta en mil pedazos. Pero lo peor fue la sorpresa que se encontraron cuando miraron a su alrededor y comprobaron que todo estaba en blanco y negro, hasta ellos estaban en blanco y negro. Todo lo que estaba allí, se encontraba ahora en blanco y negro.

-¿Y ahora qué hacemos?- preguntó Miriam toda preocupada.

-¡Todo esto es culpa tuya!-le reprochó Jose

Ya volvían a estar nuevamente discutiendo cuando una voz muy conocida para ellos les interrumpió.

-¡Parad de discutir ya!-les ordenó su madre.

Por fin, un poco más calmados comenzaron a recoger todo, y una vez acabado este trabajo se percataron de que las cosas de color amarillo recuperaran su color.

-¡Ahhhh! ¡Me acabo de cortar en un dedo!-dijo Jose- ¡seguro que fue al recoger los cristales de la pantalla del televisor!

Míriam toda preocupada se acercó hacia él y después de hacerle una serie de curas se lo vendó.

-Muchas gracias Míriam –le dijo Jose secando las lágrimas que anteriormente derramara por su rostro.

Tan pronto como dijo esto, el color rojo apareció nuevamente.

-Ei!!!Creo que ya sé lo que pasa.- exclamó Míriam.-Cada vez que hacemos algo bueno, va apareciendo un color, pero si es al contrario, si nos portamos mal, desaparecen. Los colores que han ido apareciendo son los fundamentales, que si no recuerdo mal eran tres, los cuales se unían para formar todos los colores, y si ya aparecieron dos, únicamente queda uno más por aparecer. Entonces para que este último aparezca, debemos de hacer algunha obra buena.

Probaron a hacer los deberes, sus tareas, recoger cada uno su habitación… Pero aquello no funcionaba, el color que les faltaba no aparecía con la intensidad que debería de tener, hasta que se pasó por su inocente mente infantil probar a ayudar a otras personas.

Salieron a la calle y le dieron una pequeña limosna a una pobre mujer que cariñosamente abrigaba a un pequeño en su regazo, el cual recalmaba con un lloro desconsolado alguna monedita que se pudiera convertir en un pequeño manjar. Ayudaron a dos ancianos a atravesar la calle, colaboraron con un pequeño niño que se perdiera y no lograba encontrar a su tan querida madre…

Y por fin el color tan deseado y trabajado, aquel color azul que tanto trabajo les diera, apareció con su mayor resplandor.

Gracias a toda esta aventura, nuestros dos protagonista aprendieron que no solamente hay que pensar en uno mismo, si no que también en todas las personas que nos rodean, que de una forma u otra están relacionados con nosotros, y que llegado el momento nosotros también podremos necesitar su ayuda.

Hasta la próxima y gracias por vuestra atención. Todo lo que no os haya gustado agradecería que me lo comentarais e intentaré resolverlo en la siguiente actualización. Saludos a todos.

3 comentarios en “Los colores de la vida y la preocupación por los demás (cuento)

  1. Muy original lo de los cambios de color según el comportamiento.

  2. sta mu ben o conto,
    e ten toa a razon do mundo.
    encantoumee!!!
    bkñssssss
    tkkm ermanitaa

  3. está ben!!!

    muaks escritoraaaaaaa

    tk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s