Álvaro Ussía, “in memoriam”

alvaroEl sábado pasado, un joven de 18 años murió en Madrid a las puertas de una discoteca tras ser agredido por unos porteros de seguridad. El relato de los hechos es desolador:

“Todo comenzó sobre las cinco y media de la mañana, cuando Álvaro y unos amigos se encontraban en el local. Uno de los amigos del fallecido tropezó con una chica, que resultó ser novia de uno de los porteros de seguridad, y ésta decidió contárselo a su pareja, a quien le dijo que unos chicos le habían empujado y le habían hecho daño.Instantes después, el novio se dirigió al grupo de Álvaro, a quien finalmente acabó sacando del local. Una vez fuera de la discoteca, el portero, junto con otros dos compañeros, golpearon “brutalmente” al joven, según las declaraciones de los testigos, que han destacado que se ensañaron con él, le rompieron varias costillas y le partieron el pericardio -membrana que envuelve al corazón-, por lo que le reventaron el corazón. El muchacho quedó inconsciente, tirado en el suelo, en una zona ajardinada próxima a la discoteca. Cuando llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil se lo encontraron en parada cardiorrespiratoria, de la que lo consiguieron sacar. Sin embargo, poco después Álvaro, que se encontraba en estado crítico, murió en el hospital Clínico.” (Fuente: El País)

La desolación que genera una historia así deviene de la asombrosa desproporción que existe entre la muerte de ese ser humano y la causa de la misma. Un accidente nos puede sorprender, nos puede asustar por hacernos evidente la fragilidad de nuestra vida, pero una historia como la que llevó a Álvaro a morir va más lejos porque nos conmueve ciertos principios.

Hay cuestiones secundarias que pueden y deben ser planteadas: si cualquier discoteca vale para cualquier tipo de cliente o si un chaval de apenas 18 años puede andar a las cinco de la mañana por ahí, o cosas así…; pero, más allá de ellas, el meollo del asunto es el que es: cómo es posible que tres personas se ensañen con otra persona con una violencia tal que lleve a esta a la muerte. Ojalá todo fuese un mal sueño (un accidente, por ejemplo, ojalá hubiese sido un accidente…; incluso, ojalá, el propio Álvaro hubiese decidido ya de antemano renunciar a una vida digna… ). Ojalá. Pero entre que los testigos no nos dejan y el propio Álvaro tampoco, no podemos sino pararnos a reflexionar.

Y resulta que la primera y única reflexión que se nos viene a la cabeza es una reflexión mil veces enunciada y mil veces recordada que, precisamente por eso, resulta terriblemente desconsoladora: “La violencia acostumbra a en­gendrar violencia.” (Brecht); “Sólo la violencia ayuda donde la violencia impera.” (Gandhi); “Lo que se obtiene con violencia, sólo se puede mantener con violencia.” (Corneille)

Dicho de otra forma: ¿por qué seguimos tolerando la violencia como una forma tolerable de comportamiento?, ¿por qué seguimos cayendo en el error de tolerar lo intolerable y solo reaccionar cuando alguien muere?, ¿cómo es posible que en un lugar de reunión de diversión para jóvenes se puede consentir que el pan de cada día sea la violencia como forma de ejercer la autoridad por parte de sus responsables?

¿A qué va a ser verdad que, después del desgarro y la denuncia, lo único que vamos a hacer es sentarnos a esperar otra desgracia?

O asumimos desde sea cual sea nuestro ámbito de influencia que la tolerancia con la violencia debe ser cero pues los riesgos atentan directamente contra la igualdad entre seres humanos, o reconocemos que aceptamos su uso como una vía más, válida por tanto, para dirimir los conflictos generados en la vida social de cada día. La distancia que va entre una actitud y otra es la misma distancia que recorrieron esas tres personas entre reaccionar ante el empujón a una chica como personas y reaccionar como reaccionaron, convertidos ya, irremediablemente, en simples ejecutores de violencia como forma de autentificar su existencia.

(Carlos Míguez)

8 comentarios en “Álvaro Ussía, “in memoriam”

  1. Me parece muy triste q un chabal con toda la vida x delante la pierda cuando solamente se divertia x una persona sin excrupulos. Tendria q haber un control sobre este sector pq el trabajo d un portero es dejer entrar o sacar del local a la gente. Creo q la muerte de Alvaro no tendria q quedar sin castigo y sobretodo con leyes. Lo q tampoco veo normal es q el bar tubier atantas denuncias y el ayuntamiento q es suyo no hicieran nada, lo han matado ellos.

  2. Acompaño a la familia en el dolor. No debemos olvidar nunca que ante la violencia debemos de actuar y no dejar pasar ni la más mínima. Yo he pasado por una situación “similar”; la diferencia es que mi hermana cuidaba de su asesino y éste se lo agradeció matándola que aún es peor(si cabe).

    Siempre luchando por la igualdad y la cabeza vacía de niñata fué a buscar a su matón para sentirse más “chula”; no se como podrá vivir con esta conciencia…

    Lo siento muchísimo,

  3. Una oración por su alma, D.e.p. y que cada cual aguante su vela, y quye otros las recojan, como Gallardón, que no cerró el garito a tiempo y ahora, cuando ya es tarde…. se pone de apagafuegos. Saludos.

  4. alvaro siempree! te quiero!

  5. Es una pena que estas cosas sucedan y que no se hayan puesto medios para remediarlo cuando ya existen y no hay que crearlos.
    Ayer escribía un post sobre el tema después de tener que escuchar muchas tonterías en los medios de comunicación sobre la figura del portero, figura que como la conocemos es totalmente ilegal ateniéndonos a la vigente Ley de Seguridad Privada, y que solo permitiría a estos cortar las entradas de la sala y poco mas, no teniendo ninguna competencia en materia de seguridad.
    Todos sabréis como Rubalcaba acusaba y luego escondía la mano, o Pepiño Blanco que acusaba al ayuntamiento y la comunidad de no hacer sus tareas.
    Independientemente de las responsabilidades del Ayuntamiento que evidentemente las tiene a nivel administrativo, el verdadero culpable es el Ministerio del Interior y su máximo responsable el Sr. Rubalcaba, ya que el incumplimiento de la citada ley es generalizada y como hemos observado no ha hecho nada para que se cumpla.
    Podéis ampliar la información en este post http://caballerozp.blogspot.com/2008/11/rubalcaba-el-maximo-responsable-de-la.html y en otro que escribiré en estos días.
    Un saludo

  6. Estimados amigos: me adhiero a vuestro homenaje a la vida, que late detrás de ese artículo… Al margen de quien era, es un ser humano y merecía vivir. Es duro que pasen esas cosas, pero si la vida es “descatalogada” acaba “trivializándose”. No es sólo un problema de lo “brutos que fueron los guardas”… es un problema de “la brutalidad en el ambiente”.

    Los máximos responsables: los guardas, pero luego la sociedad que tolera la degradación de la convivencia, y que vota a esos ineptos.

    Os animo a publicar también en http://www.aragonliberal.es en el que estáis enlazados.

    Ánimo.

  7. Lamentable que esos gorilas en lugar de cuidar a sus clientes, se ensañen con un chaval de 18 años, un tio gordo, de gimnasio y con añitos es un cobarde que ataca a un ser mas debil. Espero que pase el resto de su vida en la carcel, que el resto de su vida sea la que el mismo se ha buscado. Pero no hay que olvidar a los otros dos puertas, que fueron tan culpables como el pitoño ese! El tal novio de la tal Macarena, otro cobarde haciendo alarde de ser portero, entro con malas formas y chuleria para defender a la niñata de mierda esa… Todos debieran pagar por sus culpas, ahora todos estan vivos y Alvaro murio, Haya dicho lo que fuera Alvaro, no era motivo para quitarle la vida… Pido desde aqui a la Justicia que sea Justa… Y a Ruiz Gallardon que vele un poco mas por los jovenes, que el voto es menos importante que la tranquilidad ciudadana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s