Pizarras y elecciones

Aunque ya lo sabemos, no deja de resultar deslumbrante la pérdida generalizada de vergüenza que sufre la clase política en los periodos próximos a unas elecciones.

Como en Galicia hay elecciones autonómicas el 1 de marzo, Emilio Pérez Touriño, Presidente de la Xunta de Galicia y candidato por el PSdeG-PSOE, ha buscado entre los distintos logros de su gobierno durante los últimos cuatro años y ha puesto sobre la mesa un éxito educativo. El titular de La Voz de Galicia sintetizaba la gesta: “La pizarra de los colegios gallegos aparca la tiza y se conecta a la Red“. Dice luego que “«¡Emilio, Emilio!», gritaban los niños al presidente en la visita que hizo por las aulas para inspeccionar el funcionamiento del nuevo sistema…”

El contenido de la noticia no tiene ni pies ni cabeza y es, una vez más, una humillación (no se me ocurre otra palabra) para quienen trabajan en la enseñanza: alumnos y profesores.

El principal problema que tienen los políticos, y algunos ciudadanos también, es que creen que todo se arregla sólo con dinero. El dinero es importante, pero es mucho más importante gastarlo en la debida dirección. Cuando Touriño dice que en Galicia “en la actual legislatura han incrementado el presupuesto en materia de educación en un 30%”, no puede ser que a la hora de exhibir sus logros educativos la estrella de la fiesta sea el haber colocado una pizarra electrónica en cada colegio. ¿O sí?

Una pizarra en cada colegio. Se pueden hacer muchos chistes al respecto, pero la imaginación del lector es suficientemente poderosa como para convertir semejante ratio en un cuento surrealista. Más en serio, es muy triste ver que se sigue confundiendo lo que no son más que simples herramientas (libros, ordenadores, pizarras, diapositivas…) con el éxito educativo…

Esta enorme confusión que hay sobre la enseñanza la resumió muy bien, por lo que se dice en la noticia, el Presidente de la Xunta al indicar que aquella se sostiene sobre tres pilares: que intente mejorar la conciliación laboral con la familiar, que apueste por el multilinguismo y que los profesores reciban un montón de cursos de formación. Confieso que ese primer pilar no lo entiendo, así que no digo nada. El segundo es la típica paletada de creer que saber lenguas te da la vida, además de la típico ilusión mental de creer que en los colegios e institutos se pueden aprender idiomas. El tercer pilar hace referencia a un monumental negocio en el que el dinero y las trampas se mezclan para que los profesores consigan puntos para poder aprobar unas raras oposiciones o puedan acercarse algo más a su casa.

Si alguna vez le preguntasen a los profesores (“y si el alumno es la parte más importante del proceso, los profesores no lo son menos”, parece que dijo Touriño…), el Presidente vería cuán desagradablemente está lejos de la realidad. ¿Cómo es posible que un político pueda autosugestionarse de tal forma para intentar transmitir a la sociedad una idea de cuáles son las necesidades del sistema educativo tan equivocada, tan alejada de la realidad?

El éxito de la eduación reglada está en garantizar que las condiciones de comunicación que se dan dentro de las aulas sean lo más adecuadas posibles: un número razonable de alumnos por profesor (algo respecto de lo que ahora mismo estamos lejísimos) y la posibilidad de que este pueda expresarse en un nivel, el que sea, que esos alumnos sean capaces de entender (algo que suele ser difícil  por la imperiosa necesidad que hay de mezclar en las clases a las churras con las merinas, con el consiguiente perjuicio equitativamente distribuido).

El problema de esto es que exige no solo mucho dinero, sino sobre todo la convicción de que la educación no se puede resumir en datos ni se puede ver como una inversión electoral. Gastar dinero en educación significa pensar en alumnos y profesores, de la forma más individual posible, pensar, pues, en personas, en su día a día en las aulas; no en pensar en qué voy a poder decir delante de unos periodistas unos meses antes de una elecciones para que el canto de sirenas de la modelnez y los porcentajes a palo seco me hagan ganar unos votos.

(Por Carlos Míguez)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s