Un abrazo hambriento (relato)

¡Hola a todos nuestros visitantes!Los que nos visistan a menudo ya sabesn que los pasados dias 29 , 30, 31 de enero y  1 de febrero varios compañeros de este blog se desplazaron a Santiago a la II Liga de Debate teniendo que decidir cual de las dos postura es mejor en la ayuda al desarrollo social, había que defender si proporcionarles:la caña(proporcionarles los medios) o el pez (proporcionarles directamente el alimento).

Por eso me gustaría aprovechar esta actualización y la siguiente poniendo un relato que defienda ambas posturas, asi es que hoy toca defender la postura del pez, para eso os dejo esta triste carta que podría perfectamente escribir un niño pobre, considerando que supiera escribir, otro factor también importante.cuento_papis161

Queridos Reyes Magos:

Como este año he intentado portarme lo mejor que he podido, pues he ido a por agua todos los días sin importarme recorrer los seis kilómetros que nos separan de la fuente, he trabajado todas las mañanas cuando hacía sol y cuando hacía frío, cuando hacía viento o cuando llovía sin piedad. No lloré los más mínimo, para no enfadar a mis padres, cuando una inoportuna bomba puesta por un extranjero me hirió la pierna derecha, ni protesté cada vez que mi padre me pegaba fuertemente en la cara diciendo que el problema de que fuéramos pobres era porque yo naciera, porque era una boca más que alimentar y que criarme a mí fuera muy caro.

Por todo esto me gustaría poder pediros algo que llevar a mi hambrienta y herida boca, por favor, no me traigáis un palo largo que según me dijo un amigo mío creo que sirve para poder cojer peces, pues no quiero trabajar más, solo quiero, si no es mucho pedir, un pequeño bocado para llevar a la boca, solo quiero, comer para poder sobrevivir.

Un abrazo hambriento.

 

Espero que os haya gustado, mi siguiente actualización en RELATOS DE ESPERANZA, tocará un relato para defender la postura de la caña.Espero que os gustara esta redacción.

(Por Laura García)

2 comentarios en “Un abrazo hambriento (relato)

  1. Ni la caña ni el pez, simplemente humanidad. Si consentimos en las migraciones como mal de escape al problema estamos arruinando las posibilidades a los venideros. Si creamos por sistema medios de riqueza llegará la ambición y con ella más miseria.
    Si regalamos la comida, siempre el regalo entre comillas, estamos asesinando la lucha por la superación, y si no damos los medios para que se superen estamos enterrando sus posibilidades.
    No es un tema de debate, es de humanidad y de lógica, es la aplicación de un cristianismo de una vez por todas sin intereses raritos ni dictadores bananeros.
    Póngamos Äfrica como ejemplo, como mal ejemplo. Durante el colonialismo ese continente producía riquezas suficientes para el pueblo y los invasores, pero bien se encargaron estos de no enseñar la continuidad del progreso y de esquirlar los recursos para que no creciesen más que ellos mismos. Consecuencia: no solo el hambre y las enfermedades sinop el desprecio y el olvido a esas gentes que caminan descalzos horas y horas para comer un mendrugo de pan que encima tiene las medallas del buenismo de algún actor super-millonario.
    No se realmente cómo explicarlo, pero ni pez ni caña, simplemente humanidad.

  2. Creo que la imagen define el texto sin lugar a dudas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s