Jiménez Losantos y el error de la derecha

El pasado lunes se publicaba la noticia de que la cadena COPE había decidido quitarle a Federico Jiménez Losantos el programa de la mañana desde la próxima temporada. El propio Losantos contaba asépticamente lo que había pasado en su blog, y aplazaba tomar una decisión al respecto hasta esta semana.

La explicación de por qué ha ocurrido lo que ha ocurrido está bastante clara: la reciente victoria de Núñez Feijóo en Galicia y los cada vez más frecuentes buenos datos del PP en el conjunto de España han hecho decantarse a determinados sectores del partido por animar a la dirección de la COPE, ya de por sí proclive a esos sectores, a apostar por un discurso neutro y menos agresivo por considerar que es el que está llevando en la buena dirección a la derecha.

Obviamente, es un error típico de políticos, que un medio de comunicación no debería cometer nunca. Dejando a un lado que el objetivo de un partido político no debería ser antes el poder que la defensa de determinados principios, entra dentro de lo previsible que la política se alinee con la conveniencia de los votos. Lo que no entra dentro de lo normal es que un medio que tiene a gala el lema de que la verdad os hará libres oculte al periodista que mejor materializa el mismo. Porque si fuese un problema de formas, a Jiménez Losantos no le hubiesen ofrecido seguir por la noche. En fin, que intentan ocultar la voz de su conciencia, porque se avergüenzan de ella. Eso de maricomplejines, es otra de las grandes verdades de Losantos.

¿Es, pues, un acto sin consecuencias? No. Es un error que deja, una vez más, en inferioridad al PP respecto del PSOE en materia de medios de comunicación. Lo deja ahora y lo deja para más adelante, justo cuando haya elecciones. Y lo peor es que parece un castigo en la plaza pública a una potentísima corriente de opinión de la derecha, la que sustenta al partido, a la que parece usarse como chivo expiatorio para atraerse unos efímeros elogios de esa progresía que, una vez sí y otra también, no hacen más que repartirle a la derecha unos estacazos tremendos al lado de los cuales las verborradas de Losantos no son más que pellizcos de monja.

Pero la legitimidad de la izquierda para actuar como si siempre tuviese que tener el poder y que cuando no lo tiene es por una anomalía, sigue siendo una constante política en España ante la que la derecha no termina de reaccionar.

Echar a Losantos de la mañana es un error de la derecha, porque reconoce que, en política, es más importante la forma que el fondo, algo que ha sido estos cinco años la marca de la casa del modus operandi zapateril. Si un partido político en la oposición no hace oposición de ideas, exactamente ¿qué es lo que está ofreciendo a los ciudadanos?

En todo caso, independientemente de las consecuencias políticas (y comerciales para la COPE) de esta decisión, lo que está claro es que es una nueva cesión a la línea de perfil bajo de la derecha, que no termina de enterarse de que en la acera de enfrente se van a seguir riendo de ellos igual que antes, con la diferencia de que ahora ni siquiera va a haber contestación.

(Por Carlos Míguez)

5 comentarios en “Jiménez Losantos y el error de la derecha

  1. ¡Qué error, que inmenso error….!

  2. Federico creía ser el dueño del PP y se pasó de frenada. Se está viendo que sólo un puñado de integristas le hacen caso.
    No te preocupes. tendrá dónde aterrizar y, para los que lo vemos como bufón, será tan divertido como para quienes os creéis a pies juntillas lo que dice.
    (Te cuento un secreto: él mismo no se lo cree. Al igual que Pedro Jota, se caricaturiza a sí mismo)

  3. FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

    y yo mismo.

    Rafael del Barco Carreras

    14-04-09. Oportunismo por mí parte añadir mi nombre al suyo. Jamás el más mínimo contacto, y dudo que sepa de mi existencia. Me inicié en sus charlas antes de que él fuera la estrella. Antonio Herrero, su antecesor y jefe o compañero de equipo, ayudó no solo a distraer los insomnios de cárcel sino a atar cabos en la comprensión de mí desgracia en la vida, tropezar con los De la Rosa y sus inmensas raíces, que aun perduran. No las propias, sino las de sus depredadores y carroñeros. A decir verdad, todo lo demás me importaba un pito, y más cuando Jiménez Losantos se instaló en lo que yo llamo la OPOSICIÓN. La real OPOSICION, la que condiciona esa comunión entre Gobierno y Oposición que los convierte en el RÉGIMEN, de cuyo presupuesto todos viven. Y para mí si le echan o se va de la COPE el País se queda sin Oposición a menos que le den la TV1, la 5, o mínimo la 3 ¡disparate intelectual!

    De tarde en tarde aun me da material para enlazar pasado y presente, y lleno alguno de mis comentarios por y para INTERNET (que para mi sorpresa cada día se leen más) con sus noticias e incluso sus frases, aunque intento paliarlas. No tengo más remedio, habla incansable a la hora en que mi ordenador y yo nos distraemos, y claro, ¿a quién puede escuchar un marginal desecho del Sistema cómo yo?

    Aparte que pueda o no estar de acuerdo con alguna de sus limitaciones por el Medio o la Publicidad de la que vive, no existe ninguna empresa de información de la capacidad y nivel de la COPE que se pueda permitir condicionar el Sistema o RÉGIMEN. Aunque siempre nos quedara Internet… o los recónditos portales por esos mundos. Yo le recomendaría que montara en alguna plataforma petrolífera otra RADIO PIRENAICA, donde de críos oíamos despotricar contra Franco.

    Ya metidos en la Profunda Crisis, moral (y no me refiero a la digamos “sexual” sino “ético-financiero-política”) y económica, si borran a Jiménez Losantos se deberá crear otro. Los machacados cada día somos más, y querremos saber quién y cómo nos han conducido a lo rebaño al despeñadero, aparte de que cada uno arrastre su culpa, pues el género humano tiene más conciencia de su existencia que las ovejas. Por ejemplo, ahora está de moda contestar que nadie obligó a uno dos o tres millones de individuos a comprar o firmar un piso por tres veces su valor, y yo añado que muchos compradores se aprovechaban y aprovecharán viviendo gratis en una hermosa o deficiente vivienda. Pero ese planteamiento es otra de las falacias que Losantos nos ayudará a comprender. Y así hasta el infinito…

    Hoy mismo me recuerda que las raíces de Guardans alcanzan a los Cambó, de millonario liberal, o lo que sea, catalanista (en su haber la Vía Layetana, donde vivían o tenían excelentes propiedades sus descendientes, una de las grandes obras públicas transformadora de la ex amurallada y gótica Barcelona ¡una lástima!) a chaquetero multimillonario franquista… la Historia actual… aunque para mi gusto y necesidades intelectuales la Barcelona de sus charlas no es lo completa que merece mi peculiar Ciudad, a pesar que para los de la “çeba” sea el mayor enemigo español de su Cataluña.

  4. A mi particularmente no me gustan para nada sus formas, se puede decir lo que dice, que me parece perfecto, faltaría más que no se pueda hablar de todo lo mal que se hace de una lado como del otro, pero considero que una persona con su capacidad y su preparación puede decir todo lo que dice pero sin descalificar, como hace habitualmente. Si se va será una pena, pero ya buscarán a alguien con sus ideas para reemplazarle, porque sino ya nos terminaremos quedando completamente desiformados, que es lo que hacen los demás medios, ocultar todo lo que no conviene.

  5. Pingback: Fin de ciclo en la COPE: Jiménez Losantos se va « Color Esperanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s