Benedetti, y nada más

BenedettiLa considerable atención que se le ha dedicado a Mario Benedetti en la hora de su muerte, y que casi nunca se le dedicó en vida con tanta intensidad, se explica bien por la popularidad del escritor, que tanto en lo personal como en lo literario gozaba de un prestigio bien asentado, y justificado, entre muchos lectores.

Con todo, Benedetti no era un genio, ni siquiera un escritor brillante, sino más bien un ingenioso literato que supo conectar muy bien con esa gran bolsa de lectores que quiere mantenerse a una equitativa distancia tanto de la literatura de consumo con ínfulas filosóficas, como de la literatura más exigente.

En todos los géneros que tocó, y especialmente en su poesía, el escritor uruguayo manejó siempre un idioma claro y transparente, yendo de lo frívolo y trivial hasta lo trascendente, a través siempre del ingenio, el humor y la ironía.

Y todo lo que no tenía de escritor excepcional, lo tenía de izquierdista comprometido, con un estilo, además, zapateril, lo que lo convertía definitivamente en alguien irresistible para la progresía de clase media-alta encantanda se sentirse, con él, muy culta y muy intelectual.

Pues eso: Benedetti, y nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s