Despereaux: Una metáfora de vida

Casualmente me encontré con una pelicula que terminó siendo mucho más de lo que esperaba. Una historia infantil que en realidad es mucho más que eso. La trama gira en torno a un ratón que nace en un reino donde la oscuridad es dueña y señora a partir de un trágico accidente donde una rata se ve responsable.  Más allá de ser una historia que pretende dirigirse al público infantil trata ciertos temas muy profundos.

El personaje principal es el ratón Despereaux, quien con sus grandes orejas ha nacido para ver y escuchar más que los demás. Asiste al colegio donde constantemente se le intenta inculcar el miedo y la ignorancia, pero gracias a su naturaleza curiosa y valiente prefiere leer los libros antes de roerlos y no temer como hace el resto. Hasta incluso se anima a hablar con un humano, una princesa, motivo por el cual será desterrado de su mundo posteriormente. Una de las temáticas que me parecio vital fue el tema del miedo, miedo a ser diferente, a ser uno mismo, a experimentar, a ir en contra de la corriente. Me hizo pensar en que muchas veces el miedo es algo enseñado, que venimos al mundo con los ojos abiertos, llenos de sueños y añoranzas y quienes nos rodean son los que se encargan de aplastarnos los anhelos y nos empujan a matar nuestra individualidad, en pos de seguir ciegamente a los otros.

Otro tema que trata es el del odio nacido por el dolor. Una rata despechada porque no se le brinda el perdón que tanto anhela, un rey dolido que culpa a los inocentes y sin quererlo arrastra consigo a su reino, sumiendolo en la oscuridad; una princesa que no trata correctamente a su sirvienta; una sirvienta que desea ser princesa y esta confinada solamente a mirar y no poder ser parte de lo que quiere, un carcelero que ha perdido a su hija. Todos personajes que actúan de manera condenable en algún momento de la película, movidos por el intenso dolor y la frustración de sus vidas.

Y así sucede en la vida real también, muchas veces no entendemos el comportamiento cruel de alguien y nos apresuramos a juzgarlo, cuando hay una historia atrás que si bien no justifica sus actos, al menos si podemos sentir empatía por su sufrimiento y comprender en parte por qué esa persona reacciona de determinada manera.

Una película imperdible que nos habla de la naturaleza humana, que invita a ser más únicos con una pregunta clásica, ¿eres un hombre o un ratón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s