Porque si no hay Niño en Belén, todo esto es una farsa

Con esa frase, termina hoy su artículo en La Voz de Galicia, Xosé Luis Barreiro Rivas. Y como dice una gran verdad, la he querido traer aquí.

La Nochebuena dice con su propio nombre lo que con ella se celebra: lo bueno, lo bondadoso, la bondad, el bien. Eso es Dios y eso es lo que Dios quiere de nosotros. Y por eso nos dejó durante unos años a su Hijo para que nos demostrase, en su grado máximo, en qué consiste exactamente esa exigencia. Celebrar la noche en que nació es recordarnos ese imperativo moral. No hay nada de malo en acompañar esa celebración con comidas y fiestas, porque también somos lo que somos y tenemos lo que tenemos en buena medida gracias a ese nacimiento. Pero debe estar explícitamente presente en nuestro pensamiento que esta celebración es un reconocimiento al valor que le damos a Jesús, a Dios, y debe, por tanto, incorporar un compromiso de mejora moral en nuestra vidas. De lo contrario, todo esto es una farsa. Si no hay Niño en Belén, somos unos simples farsantes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s