Del Papa, el preservativo y el catolicismo

Hace ya más de un año, publicamos aquí mismo una entrada sobre el asunto del preservativo y el catolicismo. Las declaraciones del Papa al periodista Peter Seewald en el sentido de que el uso del preservativo es lógico en aquellos casos donde el riesgo para la salud es evidente, corroboran nuestra impresión de entonces: aunque parezca lo contrario, sobre todo por la reacción de los medios, eso ya se daba por descontado en la postura de la Iglesia católica al respecto, más que nada porque no había otra postura posible.

Así, pues, nada ha cambiado en lo esencial: el discurso del catolicismo sigue siendo un discurso moral; no político, no social. Efectivamente: de lo que se desprende de los adelantos que la prensa está ofreciendo al respecto, el Papa estaría hablando de la prostitución (el comportamiento sexual más amoral de cuantos puede haber) y, en ese contexto, habría apuntado que el uso del preservativo es una cuestión de respeto básico por la vida de los demás. No hay aquí, por tanto, una tolerancia moral con el condón, sino el reconocimiento de una evidencia. Una vez más, y frente al desabarre de algunos, hay que recordar que el Papa no está para respaldar políticas o ideologías sociales, sino para hablar de moral. Si alguien espera que el catolicismo aplauda una sexualidad cosificada por la vía de cantar las excelencias del preservativo como medio para combatir el sida, puede esperar sentado.

El problema para el catolicismo no es el sida. No lo es, no porque su reino no sea de este mundo, sino porque la Iglesia católica no es la OMS. Esto es algo que hay muchas personas que no terminan de entender, pero que es el meollo del asunto: ¿por qué se le exige a la Iglesia católica que se inmiscuya en métodos profilácticos y nunca se le sugiere a la OMS que fomente un poquito más una sexualidad responsable o cosas así…? Es el espanto moral, humano, de la prostitución lo que preocupa al catolicismo. Es este tipo de cosas las que con su mensaje debe combatir la Iglesia. ¿O es que ahora va a resultar que porque el Papa diga la obviedad de que el condón evita el contagio del sida entre dos personas eso va a significar que la prostitución está bien…? ¿Exagero?…

[Por cierto, una recomendación: el Cardenal Ratzinger publicó hace ya muchos años un libro de conversaciones con el mismo periodista al que ha hecho esas declaraciones, Peter Seewald, titulado Dios y el mundo. No conozco otro libro más útil y más claro para conocer y entender el mensaje cristiano del catolicismo.]

2 comentarios en “Del Papa, el preservativo y el catolicismo

  1. Pingback: Sobre “Luz del mundo”, de Benedicto XVI (y Peter Seewald) « Color Esperanza

  2. Yo he hecho un analisis en mi blog tambien sobre ello, te invito a que lo mires…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s