¡Váyase Zapatero!

Portugal, Grecia, Irlanda…¿será España la siguiente? La crisis de la economía mundial parece haber convertido los países en piezas de dominó que se abalanzan unas sobre otras, provocando un gran estruendo a su alrededor y provocando el desplome de otras piezas.

La crisis española se debe, como ha sucedido con su homólogo portugués, a la gran irresponsabilidad y fracaso en la gestión económica de J. L. Rodríguez Zapatero, junto con sus ministros. Cuando el PSOE tomó posesión del mando del país el crecimiento económico que había dejado el expresidente Aznar parecía que pronto se acabaría y, efectivamente, la realidad presente nos los demuestra.

Se ha desplomado el superávit hasta el punto de que el endeudamiento del Estado se prolongará durante años; el número de desempleados supera ya los 4,9 millones de ciudadanos activos; aumentan los impuestos pero si no hay trabajo ¿cómo podrán vivir muchas familias?

Si, esta es la cruda realidad. Es ahora cuando los votantes socialistas que están en paro recuerden que depositaron el voto en la urna a favor de unos ineptos que saben como tirar el dinero, pero no cómo invertirlo o emplearlo para sacar a flote un país que parece navegar a la deriva y con un futuro muy negro…

¡Váyase Zapatero!

Anuncios

Esto es un escándalo. Peor que el de Raphael, mucho peor…

¡Hola a todas/os! Esta semana nos centramos en la política. Bueno no, en la política solo no; hablaremos de crisis, crisis y más crisis. Pero ¡ojo!, la crisis, por desgracia, no es solo económica.

Quién no ha oído últimamente en los medios de comunicación, ya sea en la prensa, en televisión, en la radio o en otro medio, que la crisis nos desborda. Recuerdo a un profesor que me dio química, que nos decía: “los alumnos tenéis la costumbre de rodear la incógnita. ¿Cómo? Pues la atacamos por un lado, la atacamos por el otro y obtenemos la variable”. Eso nos sucede con la crisis. Nos ataca por un lado, con esas subidas del petróleo que domina por excelencia el país estadounidense; también con las subidas que el señor ministro de industria, en su momento Joan Clos i Matheu, con esas descomunales subidas en el gas, la luz, etc. Tampoco se han librado los alimentos. Comprar una barra de pan cuesta hoy un 15% más caro que en enero de este mismo año. Lo mismo nos sucede con el famoso “café” que aquel español había preguntado a Zapatero sobre su precio y el presidente había respondido que él pagaba por un café 70 céntimos. Pues dígame señor Zapatero dónde toma usted el café en Madrid así de barato, porque creo que a más de un madrileño le interesaría saberlo.

Por otro lado tenemos la bolsa, el euribor, los intereses hipotecarios, la quiebra de bancos y empresas importantes en el mundo, el desempleo, el paro, etc. Tantas y tantas cosas que nos afectan. Hoy, por ejemplo, la Unión Europea ha inyectado en el banco “ING Direct” la cantidad de 10.000 millones de euros. En España esta sucursal tiene más de 1.700.000 clientes, y que en nuestro país no tienen problema alguno. En la página web del banco podemos leer las palabras del ministro holandés de finanzas, Wouter Bos: “con esta inversión ING se ha convertido en el banco más sólido del mundo”.

Zapatero y Rajoy en la Moncloa

Zapatero y Rajoy en la Moncloa

Muchos han cuestionado en estos últimos días las medidas que planteó Bush para mejorar la economía del país que “gobierna” el mundo económico. Pero tras el plan presentado por la Unión Europea, nuestro querido amigo George Bush, ha dicho que el plan europeo era mucho mejor que el que él presentó anteriormente. Y claro, Zapatero también tenía que tomar medidas en España, así que quedó con Rajoy, y “se reunieron para tratar medidas para paliar la gravedad de la crisis”. Es la primera vez que los dos llegan a un acuerdo en algo asunto, que es muy necesario para España.

Y os dejo una pregunta a la que me gustaría que me respondierais con vuestra opinión: ¿Tendrá España que volver a la época de la posguerra en cuanto a alimentación y trabajo se refiere o saldrá de la crisis con algún que otro problema que pronto se resolverá?