¡Váyase Zapatero!

Portugal, Grecia, Irlanda…¿será España la siguiente? La crisis de la economía mundial parece haber convertido los países en piezas de dominó que se abalanzan unas sobre otras, provocando un gran estruendo a su alrededor y provocando el desplome de otras piezas.

La crisis española se debe, como ha sucedido con su homólogo portugués, a la gran irresponsabilidad y fracaso en la gestión económica de J. L. Rodríguez Zapatero, junto con sus ministros. Cuando el PSOE tomó posesión del mando del país el crecimiento económico que había dejado el expresidente Aznar parecía que pronto se acabaría y, efectivamente, la realidad presente nos los demuestra.

Se ha desplomado el superávit hasta el punto de que el endeudamiento del Estado se prolongará durante años; el número de desempleados supera ya los 4,9 millones de ciudadanos activos; aumentan los impuestos pero si no hay trabajo ¿cómo podrán vivir muchas familias?

Si, esta es la cruda realidad. Es ahora cuando los votantes socialistas que están en paro recuerden que depositaron el voto en la urna a favor de unos ineptos que saben como tirar el dinero, pero no cómo invertirlo o emplearlo para sacar a flote un país que parece navegar a la deriva y con un futuro muy negro…

¡Váyase Zapatero!

Anuncios

Controladores aéreos y gobierno inquietante

Salvo error u omisión, el derecho de huelga (cubierta o encubierta) no puede, bajo ningún concepto, atropellar los derechos de miles de personas. También, salvo error u omisión, las huelgas de unos no son como las huelgas de otros. No todos somos iguales; tampoco, en esto. No es lo mismo que se ponga en huelga el gremio de basureros, que el gremio de médicos, que el gremio de taxista, que el gremio de controladores aéreos. Es chocante, pero es así. Y no es lo mismo avisar de que se va a hacer huelga, que no avisar. O sea: que un gremio del que dependen inexorablemente los vuelos en avión de todo un país de casi 50 millones de habitantes, se ponga de repente en huelga (cubierta o encubierta, repito) el mismo día en que comienza un puente de cinco días y están todos los aeropuertos llenos de miles de personas, es un atropello intolerable. O sea: literalmente, no se debe tolerar.

Bien. Queda dicho esto, y queda sugerido, por tanto, que el gobierno ha reaccionado correctamente (Alfonso Ussía lo ha dicho mejor en La Razón hoy mismo);

La cuestión ahora, bien urgente por los inmensos riesgos que subyacen a la misma, es aclararle a la opinión pública algunos extremos:

– en primer lugar, por qué se aprobó el famoso decreto justo el mismo día que empezaba el puente;

– en segundo lugar, cuáles son exactamente las condiciones laborales de los controladores aéreos; dicho de otra forma: cuánta razón tienen en sus protestas y cuánto de abuso puede haber por parte del gobierno en sus decisiones respecto de ellos (hay esto y hay esto completamente otro);

– por último, y esto ya depende de lo anterior, cuánto de inquietos podemos estar los ciudadanos ante el posible valor de precedente del que puede hacer uso el gobierno de su reacción del otro día. Sobre todo, en los tiempo de crisis que corren…

Parece que se ha equivocado, cosa extraña…

España, en lo que a Educación se refiere, está mejor ahora que hace 30 años“. Estas fueron las palabras de Eva Almunia, secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional.

Vamos a ver, señora Eva: yo no sé si tiene algún problema con el oído o la vista o quizás su secretaria/o no la ha informado bien acerca del titular que ha estado hoy presente en tantas portadas de periódicos (no será porque la letra es pequeña…)

España está a la cola en Educación. Pero no hablamos a nivel europeo, si no mundial. Hasta Eslovaquia, que económicamente es un país muy poco desarrollado, y está por encima de nosotros, incluso llegando a doblarnos en puntuación, colocándose entre las primeras del ránking mundial. Pero nosotros a la cola. ¿Por qué será que en todo lo malo estamos a la cabeza? Drogas, prostitución, inmigración ilegal, etc. Sin embargo, en Educación sólo aventajamos a Portugal y México.

Pero esta señora no puede ni debe quedar mal. Se está jugando su puesto así que debe echar mano del pasado, haciendo un símil en el que se pueda visualizar un resultado mejor que el hasta ahora conseguido por el gobierno de Zapatero. Arrojar datos así por así, querida Eva, no tienen sentido, ya que también estaba mejor la economía hace seis años, antes de que Ustedes entraran al poder. Pero es lo que tiene la retórica política, se basa en escabullirse del problema y en correr los menos riesgos laborales posibles.

El <ego> y el interés propio y personal hacen, una vez más, que la clase política, en este caso el Gobierno, evidencie cual es su postura.